USTED Y SU PÉSIMA COSTUMBRE DE VENIR A MI MENTE Y NO QUEDARSE EN MIS DÍAS
in ,

USTED Y SU PÉSIMA COSTUMBRE DE VENIR A MI MENTE Y NO QUEDARSE EN MIS DÍAS

¡Comparte!

Usted y su pésima costumbre de venir a mi mente y no quedarse en mis días. Sin previo aviso entra apoderándose de cada rincón, negándose a abandonar mis pensamientos. Sin importar cuánto lo intente, sus huellas permanecen grabadas en mi memoria y me resulta imposible escapar de su imagen; usted aparece como sombra y no como realidad. Cuánto quisiera que, así como le llevo en mis memorias, pudiera tomarle de la mano cada día de mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUE TODO SEA RECÍPROCO, DESDE EL INTERÉS HASTA EL MÁS ABSOLUTO DESPRECIO

QUE TODO SEA RECÍPROCO, DESDE EL INTERÉS HASTA EL MÁS ABSOLUTO DESPRECIO

NO SE LE PUEDE DAR LA MANO A QUIEN PERMANECE CON EL PUÑO CERRADO

NO SE LE PUEDE DAR LA MANO A QUIEN PERMANECE CON EL PUÑO CERRADO